Como se cambia la bomba de agua

Cuando tienes un coche, debes tener en cuenta que la bomba de agua será la encargada de manejar la temperatura de funcionamiento del mismo. Para encontrar los mejores repuestos para tu vehículo te recomiendo visitar los desguaces bmw, porque allí encontrarás siempre los precios más bajos para comprar tus recambios.

Sin embargo, es probable que no sepas cómo se cambia la bomba de agua cuando esta se ha roto. Por este motivo, te invito a seguir leyendo para que conozcas algunos consejos que te podrán ser de gran ayuda a la hora de cambiar la bomba de agua de tu coche.

Pasos para cambiar la bomba de agua

Lo más fácil será llevar tu coche a un taller, allí los mecánicos se encargarán de hacer todo el proceso por ti. Pero, es una alternativa que puede resultar costosa, porque puede llegar a tener un coste de hasta 1000 euros dependiendo del modelo del coche.

Si quieres ahorrar dinero, es probable que quieras hacer el cambio de la misma por tu cuenta, y hacerlo con una bomba de segunda mano que tiene un coste de menos de 150 euros. En estos casos, debes asegurarte de seguir estos pasos:

Quita la bomba vieja

Para comenzar con el proceso, el coche debe estar completamente frío, por lo que se recomienda dejarlo en reposo desde la noche anterior. Asegúrate de comenzar por el drenaje del líquido refrigerante de tu vehículo y así conseguirás vaciar por completo el sistema.

Una vez terminado el drenaje, es fundamental desconectar las mangueras que están conectadas a la bomba de agua. Por último, quita los tornillos de fijación para que puedas retirar la bomba de agua de tu motor, y así podrás asegurarte de conseguir siempre el máximo rendimiento.

Instala la bomba de repuesto

Es el momento de instalar la bomba de repuesto de tu vehículo, y en todos los casos, será necesario que hagas una comparación entre ambas. Para instalarla bastará con colocarla en su lugar con los tornillos de fijación y conectar las mangueras como estaban anteriormente.

Asegúrate de apretar todo y rellenar el sistema con líquido refrigerante asegurándote de que no quede ningún tipo de fuga. Una vez hecho esto, purga el sistema encendiendo el motor de tu vehículo y rellena el faltante de líquido refrigerante. Por último, debes dejar el coche en reposo durante las próximas 4 horas antes de volver a utilizarlo y ya habrás terminado el proceso.